¿Por qué les importamos más que Grecia?

Rescate de España por la UELa ecuación que manejan los “matemáticos” europeos para el posible rescate de España tiene una fórmula muy simple:  “Si España se hunde=  Europa tiembla”.  Por lo tanto, no es que les causemos más simpatía que Grecia o la vecina Portugal o que se haya multiplicado el altruismo y los actos de fé, sino que les preocupamos más desde un punto de vista puramente egoísta, de ahí que las posibilidades de negociación no sean las mismas ni tampoco el estado de alarma generalizado.

“España no es rescatable desde el punto de vista técnico; los hombres de negro no van a venir”, dijo ayer el ministro Montoro, momento en el que también pidió que haya instrumentos en los fondos de ayuda para recapitalizar a los bancos, algo que en realidad ya existe, pero no para todo y, sobre todo, no para todos. De hecho, la prensa alemana da por hecho hoy que habrá la transferencia de ayudas pública del fondo de rescate europeo (Fondo Europeo de Estabilización Financiera) a la banca a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), medida con la que no tendríamos que ceder nuestra soberanía en política fiscal y económica como sí lo hicieron los otros “rescatados”.

¿Y por qué Europa podría tendernos la mano? Dejando al margen el peso indiscutible de nuestro PIB en comparación con otros países rescatados, nos encontramos con varias respuestas. Libération, uno de los principales diarios de Francia, se pregunta hoy mismo: “Sin riesgo de resultar excesivamente enfático, es posible afirmar que la suerte de Europa se juega una vez más, como en 1936, en Madrid. En un contexto completamente distinto y, sobre todo, en otro terreno, pero con una misma agudeza dramática”. Y desde el otro lado del atlántico, el Wall Street Journal refuerza esta posición  afirmando que la resolución de la situación de España es la prueba de fuego para la supervivencia de la moneda común europea. Pero también podría llegar a tener un efecto aún más expansivo, como afirmaba hace un mes el Washington Post que aventuraba que la caída de España profundizaría la recesión de Europa y conllevaría “una menor confianza e inversión, menores importaciones y menor crédito, todo ello a nivel global.”
Y es que en realidad, que se esté cuestionando la posibilidad de la inyección directa de dinero a nuestros bancos no es ni mucho menos porque seamos el niño mimado. Más bien somos el niño enfermo, del que temen contagiarse, y ya se sabe que en este mundo hay pocas cosas que mueva más montañas que el propio miedomiedo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s